Historia de Tijuana

El área donde se asienta Tijuana, ha estado habitada desde la época prehispánica por los Kumiai, una tribu indígena que se dedicaban a la cacería y a la recolección.

Fue hasta 1542 que los europeos llegaron por primera vez, cuando el explorador español Juan Rodríguez Cabrillo exploró las costas cercanas.

En 1769, el Padre Juan Crespi documentó mas información sobre la zona, que después sería llamada Valle de Tijuana, y el Padre Junípero Serra fundó en San Diego la primer Misión de la Alta California.

En 1829 se asentaron mas habitantes en la zona, cuando el entonces Gobernador de las Californias, Jose Maria Echendía dio 10,000 hectáreas de terrenos a Santiago Arguello, que se llamaron Rancho Tijuana.

En 1848, como resultado de la guerra contra Estados Unidos, México perdió la Alta California. Entonces Tijuana adquirió una nueva forma y se convirtió en frontera, limitando al norte con una línea divisoria.

Con el paso del tiempo, esto dio a la ciudad su estructura socio-económica. Tijuana pasó de ser un rancho en la época de la Independencia Mexicana, a ser una frontera y puerto de cruce internacional, y poco a poco se fue poblando mas y mas.

El año de 1889 marca el inicio del asentamiento urbano de la pequeña Villa de Zaragoza (Así se llamaba Tijuana).

Los descendientes de Santiago Arguello y del licenciado Agustin Olvera acordaron desarrollar la ciudad de Tijuana. El acuerdo fue firmado el 11 de julio de 1889. (Sin embargo, fue hasta 1975, que esa fecha fue reconocida como la fecha de fundación de la ciudad).

Tijuana vio su futuro en el turismo desde sus inicios, ya que desde finales del siglo XIX, hasta las primeras décadas del siglo XX, la ciudad era diferente al resto del País por el gran flujo de Californianos que cruzaban la frontera hacia México, con la intención de hacer negocios y por entretenimiento.

La Feria San Diego – California – Panamá, que se llevó a cabo en San Diego en 1916, trajo un gran numero de visitantes a la ciudad vecina. Tijuana vio su oportunidad de atraer a esos turistas creando la Feria Típica Mexicana.

Esta Feria incluía tiendas de curios, comidas regionales, aguas termales, carreras de caballos y peleas de box. Gracias a este evento, Tijuana fue conocida universalmente como un destino turístico.

 

Los siguientes años trajeron buenas consecuencias económicas y de turismo a Tijuana.

En Estados Unidos se prohibió la venta de licor, así que muchos norteamericanos empezaron a cruzar la frontera en busca de lo que no había en su propio país.

Poco tiempo después, el gobierno mexicano legalizó las apuestas y juegos de azar y se abrieron varios Casinos, incluyendo el famoso Casino Agua Caliente de Tijuana.

El turismo aumentó mucho porque muchos turistas venían a Tijuana a disfrutar de la vida nocturna.

Tijuana empezó a recibir a muchos mexicanos de todo el país, que empezaron a mudarse, triplicando la población.
En 1940, Tijuana tenía 21,971 habitantes.

Para 1950 ya se contaban 65,364 habitantes.

En el conteo en 2005, la población se calculó en aproximadamente 1,410,700 personas.

 

Deja un comentario